La endodoncia, también conocida como tratamiento de conductos, es el procedimiento que utilizan los odontólogos para eliminar la pulpa del diente y sellar el conducto pulpar.


  • Fase 1

    Será necesario anestesiar la zona en la que se va actuar. Posteriormente se realiza un agujero en la corona del diente para poder acceder a la pulpa y limpiar la infección de su interior, junto a la limpieza del conducto o los conductos antes de realizar la obturación y sellado del mismo.
     
  • Fase 2

    Durante el procedimiento el diente quedará plenamente insensibilizado y aislado del resto de la boca, evitando asi el contacto de los productos de desinfección con el resto de dientes y tejidos blandos.
     
  • Fase 3

    Será necesario un seguimiento posterior para verificar la efectividad y evolución del tratamiento.
     

La pulpa es la parte más interna del diente y está constituida por tejido blando que contiene los nervios y vasos sanguíneos. 


La parte del conducto que se encuentra en el interior de la corona se denomina cavidad pulpar, mientras la correspondiente a la raíz recibe el nombre de conducto radicular, que es el que conecta con el hueso maxilar.


La causa más frecuente es la infección y consecuente inflamación y necrosis de la pulpa, esto lleva a necesidad de tener que realizar una endodoncia, es la existencia de caries, aunque existen otros factores que pueden generar una pulpitis o lesión de la pulpa:


  • Traumatismos
  • Abrasión, erosión y desgaste de los dientes
  • Enfermedad periodontal


Síntomas


La endodoncia es necesaria cuando el nervio del diente se ha vistao afectado. Cuando se produce este hecho se pueden notar algunos de los siguientes síntomas:


  • Dolor intenso en el diente
  • Hinchazón y enrojecimiento de la encía debido a la infección.
  • Sensibilidad dental tanto a la presión como a los cambios de temperatura.


Tipos de endodoncia


Dependiendo de los conductos que hay que retirar o de la raíz del diente se aplica un tipo de endodoncia y otro:


  • Unirradiculares: corresponde a los dientes premolares o anteriores con una sola raíz.
  • Birradicular: corresponde a los premolares y molares con dos conductos radiculares.
  • Multirradiculares: corresponde a los molares con dos o más raíces.


¿Hay que hacer revisiones?


Una vez realizada la endodoncia, el diente se comporta como un diente normal. 


Es decir, es necesario realizar revisiones periódicas al dentista de manera habitual, tanto de la endodoncia como del resto de las piezas. 


En estas revisiones el dentista examinará el estado general de la boca y si existe alguna sospecha o enfermedad que se pueda producir.


¿Puede romperse?


La endodoncia es una técnica muy segura que ofrece una solución efectiva al daño producido en el diente. 


La endodoncia no tiene por qué ser más frágil que el resto de los diente, si se ha hecho adecuadamente. 


Hay que cuidar los dientes y evitar aquellos alimentos o hábitos que puedan dañar en general la boca o los dientes. Si se cuida adecuadamente la endodoncia y el resto de la dentadura, durará muchos años.

image18