Los implantes son una alternativa muy eficaz y segura para sustituir la ausencia o pérdida de uno o varios dientes.


El implante dental es el equivalente a la raíz de un diente natural y es utilizado para soportar las prótesis de forma fija o removible (prótesis de quitar y poner).


Nuestra clínica trabaja con las mejores marcas de implantes del sector dental, ampliamente reconocidas a nivel mundial.


Fase 1

El implantólogo realizará un estudio previo con el fin de determinar el número de implantes que se necesitan y conocer si disponemos de hueso suficiente para la colocación de los mismos.
 

Fase 2

Planificar el caso con un TC y software en 3D para asegurarnos una correcta colocación del implante de acuerdo con la prótesis que se vaya a colocar.


Fase 3

La denominamos como 1º fase, ya que es aquí cuando realmente colocamos el implante. Hay veces que será necesario una regeneración ósea previa antes de la colocación del implante mediante un injerto óseo (xenoinjerto) y una membrana normalmente de colágeno.
 

Fase 4

Es importante que el implante se adhiera firmemente al hueso, Por este motivo se dejarán pasar unos 3-4meses para realizar la denominada 2º fase.
 

Fase 5

La 2º fase consiste en realizar una pequeña incisión para colocar un pilar de cicatrización, pasadas un par de semanas podemos empezar a tomar medidas para elaborar nuestra futura prótesis sobre implantes.
 

¿Por qué debemos ponernos un implante?  


  • Función
  • Estética
  • Mejor calidad de vida


¿Duele ponerse un implante dental?


El implante dental es colocado por el cirujano oral que para realizar el procedimiento de una manera eficaz y segura aplicará anestesia local o bien sedación intravenosa. 


Durante la intervención no se ha de sentir ningún dolor, más allá de la sensación de que estamos trabajando en la zona.


La colocación del implante no requiere de mucho tiempo, si se necesita injerto de hueso aumenta el tiempo de realización y pueden aumentar las molestias.


Una vez terminado el procedimiento el cirujano nos dará una serie de pautas a seguir para que el postoperatorio sea lo menos molesto posible.


¿Cuánto dura?


Los implantes dentales son un tratamiento que puede durar muchos años, aunque si no se cuidan correctamente durarán menos de lo previsto. 


Para mantener los implantes en perfecto estado es necesario tener una correcta higiene bucal e ir a las revisiones de manera periódica.


Cada 6 meses es necesario acudir al dentista para que realice revisiones de control y radiografía.


Existen algunos factores de riesgo que favorecen la aparición de inflamaciones o infecciones en la zona del implante, como el hábito tabáquico, la periodontits, la mala higiene bucal, entre otras.


¿Los nuevos dientes serán del mismo color que mis dientes naturales?


Los avances en estética bucodental permiten que el color de los nuevos dientes sea muy similar al color de los dientes naturales. 


Para establecer el color más adecuado para cada paciente no solo se mide la tonalidad de los dientes sanos, además se contemplan otros factores como: la edad, los diferentes tonos de los dientes adyacentes y la situación del nuevo diente con respecto al conjunto de la boca.


Si es necesario sustituir muchos dientes, ¿se coloca un implante por diente?


Existen diferentes tipos de implantes adaptados a la necesidades del paciente. 


Si las piezas a sustituir son varias y se encuentran colindantes, no es necesario cambiar diente a diente.


Existen otras alternativas igual de eficaces como la sustitución de un único diente.


  • Restauración parcial: es llevada a cabo cuando los dientes a remplazar están próximos entre sí. Se colocan dos o tres implantes para sujetar con firmeza el puente protésico.
  • Restauración total: este tipo de sustitución se realiza si es necesario sustitiur todos los dientes en el maxilar superior o en la mandíbula. Se colocan 4 u 6 implantes y sobre ellos la prótesis dental que se fijará con tornillos protésicos.


¿De que están hechos los implantes?


Los implantes dentales generalmente están hechos de titanio, aunque existe otro material, igualmente seguro, que también se utiliza para fabricar implantes: el zirconio.


Las propiedades del titanio permiten que su integración con el hueso sea muy eficaz y de difícil rechazo. Este proceso se conoce como osteointegración.


El zirconio es un material cerámico muy resistente y duradero. Se utiliza también para la realización de coronas, puentes y prótesis por su color similar al de las piezas dentales.


Coronas sobre implantes dentales


La corona es la pieza dental exterior, realizada a medida, para sustituir el diente perdido.


Para confeccionarla se toman medidas del espacio creado por el diente perdido, se toma el color teniendo en cuanta el resto de dientes o prótesis que porta el paciente.


Una vez tomadas las medidas se envían al protésico, el cual confecciónará una pieza muy similar a su diente natural. 


Se enviará de nuevamente a la clínica para proceder a la entrega y colocación de la corona sobre los implantes dentales.


Puentes sobre implantes


Cuando el paciente necesita que los dientes a sustituir sean varios adyacentes, en lugar de realizar un procedimiento implantológico unitario, es decir, uno a uno, se diseña una pieza que sustituya a todos al mismo tiempo.


Sin embargo, esta técnica terminaba erosionando o estropeando los dientes sanos. 


Hoy en día se puede colocar dos implantes que fijen el puente sobre la encía y eviten los problemas ocasionados por otras alternativas.


Prótesis completas sobre implantes dentales


Cuando el paciente necesita que se le sustituya una arcada completa, bien el maxilar superior bien la mandíbula (o ambas), se realizan unas prótesis dentales que se colocarán sobre los implantes. 


Se colocan los implantes, 6 u 8, que fijan las piezas a la encía de manera segura y eficaz. Estas prótesis se suelen realizar en un material cerámico como el zirconio.


Las prótesis removibles, o sobredentaduras, se fijan a los implantes mediante un sistema llamado locator que asegura su fijación. 


Estas prótesis se pueden quitar para limpiar o dormir y volver a colocar fácilmente. Este tratamiento está recomendado en pacientes con problemas óseos.


Injerto de hueso


Los avances en salud bucodental permiten que se pueda colocar un implante incluso en aquellos pacientes que tenga una determinada zona del maxilar o de la mandíbula con escaso hueso.


Cuando la zona ósea es insuficiente se puede recurrir a un injerto de hueso.


El injerto se coloca tanto para aumentar la altura del hueso como su ancho. 


Igualmente, se puede injertar en el maxilar superior como en la mandíbula.  


Aún así hemos de tener en cuanto que la regeneración ósea horizontal es más previsible que la regeneración de hueso en altura, ya que requiere de un material más específico y de una técnica más sensible.

image14